Skip Main Navigation

Dominio de las Escrituras

Seminarios e Instituto de Religión ha seleccionado 25 pasajes de dominio de las Escrituras para cada uno de los cuatro cursos de seminario. Estos pasajes constituyen una base importante de las Escrituras para entender y compartir el Evangelio y para fortalecer la fe. Se alienta a los alumnos de seminario a “dominar” estos pasajes. Usted podrá ayudar mejor a sus alumnos si también los domina. El dominar los pasajes de las Escrituras incluye lo siguiente:

  • Ubicar los versículos y conocer las referencias de las Escrituras asociadas
  • Entender el contexto y el contenido de los pasajes de las Escrituras
  • Aplicar los principios y las doctrinas del Evangelio que se enseñan en los pasajes de las Escrituras
  • Memorizar los pasajes

La memorización puede ser una maravillosa herramienta para ayudar a los alumnos a conocer y amar los pasajes selectos de las Escrituras. Como explicó el élder Richard G. Scott: “Cuando las Escrituras se emplean de la forma en que el Señor ha mandado que se registren, tienen un poder intrínseco que no se comunica si se parafrasean” (“Él vive”, Liahona, enero de 2000, pág. 106). Sin embargo, se debe cuidar de ajustar las expectativas a las capacidades y circunstancias de cada alumno. No se debe avergonzar a los alumnos, ni hacerlos sentir abrumados, si no son capaces de memorizar.


Los maestros estarán en mejor condición de ayudar a sus alumnos si ellos mismos dominan estos pasajes. Si los maestros regularmente se refieren a estos pasajes de dominio de las Escrituras, mantienen expectativas apropiadas y utilizan métodos que toman en cuenta diversos estilos de aprendizaje, tendrán más éxito en ayudar a los alumnos a dominar estos pasajes clave. Se deben utilizar los pasajes de dominio de las Escrituras durante las lecciones para aclarar doctrinas y principios relacionados. Pueden usarse como tema para los devocionales y se los puede exhibir en el salón de clases. Se debe motivar a los alumnos a estudiarlos y aplicarlos fuera de la clase.


En aquellas instalaciones donde sirven varios maestros que conforman una facultad, se podrá mejorar el aprendizaje de los alumnos si los miembros de la facultad asumen un enfoque unificado del dominio de las Escrituras. Periódicamente, los maestros pueden decidir revisar las referencias de dominio de Escrituras de años anteriores, a fin de que los alumnos mantengan su dominio de todos los pasajes seleccionados.


Si bien el dominio de las Escrituras es una parte importante del material de estudio, debe suplementar y no eclipsar el estudio secuencial diario de las Escrituras. Los maestros deben ser prudentes en cuanto al tiempo que dedican al dominio de las Escrituras. Los maestros del curso de estudio individual supervisado deben prestar particular atención a que la clase semanal no se convierta en una actividad semanal de dominio de las Escrituras. Los maestros deben escoger métodos, actividades y música que estén en concordancia con la dignidad, propósito y espíritu de las Escrituras y que eviten la contención.